domingo, 31 de enero de 2016

Existe una generación silenciosa de jóvenes españoles que no son los nini


  Que en España la generación de los nini es ya un problema social que se convertirá en uno mayor en el futuro es un dogma. Muchos docentes lo sabíamos cuando, hace unos años, veíamos que los alumnos sin obtener el Graduado en ESO abandonaban las aulas para trabajar en la construcción.

  Ahora la crisis ha dejado a muchos de estos jóvenes en la cuneta, algunos ya son padres de familia y su modus vivendi es una clase de existencia a base de subsidios y economía sumergida. En los debates electorales se discute alguna vez sobre paro, pero jamás se hace sobre esta generación de jóvenes o ninis a los que el fracaso de nuestra ansiada recuperación ha hecho finalmente invisibles. Muchos de ellos ni siquiera buscan trabajo: la frustración y un aura depresiva de marginalidad consciente los ha conducido a un callejón sin salida.

  Sin embargo, hay otra generación de jóvenes que lucha por sus proyectos personales, a los que la crisis vapuleó, pero que supieron sobreponerse, a los que la suerte y su insistencia en no caer derrotados salvaron. Son los otros invisibles, de los que tampoco se habla en los debates, porque los políticos siguen en sus claustros de asesoramiento hollywoodense y no se atreven a decir que este país no resurgirá de sus cenizas gracias a su gestión, sino al voluntarismo de los funcionarios, al esfuerzo de los pequeños empresarios y a esos obreros, desprotegidos, que humildemente trabajan porque aprecian el don de su profesión y porque lo necesitan en su digna entrega a cambio de un sueldo escaso.

  Estos últimos me merecen el mayor de los respetos, mi mayor devoción porque son los que avanzan, los que arriesgan de verdad, los que viven en la cuerda floja, los que soportan hora tras hora las desventajas de los tiempos, los que callan cuando las televisiones se trufan de corruptos y políticos enchufados, los que miran con paciencia y ganas de bostezar al final del día. Como mi cuñada Laura y su compañero Darío, panaderos y fieles a la rutina de las horas en las que el oficio, aunque parezca mentira, los hace felices del todo.
Leer más...

Boobs Nation: sillas y moscas, Lara Croft y los senos de nodriza cibernética


  "Ser la silla o la mosca", así me lo dijo sonriendo, cerrando la boca después de masticar el lodo virginal. Quiso luego desnudarse para adentrarse en las aguas, pero, al interrumpir el sueño con mi bocina, el litoral dorado desapareció y sus senos quedaron atrapados en el deseo y en el limbo de la vigilia. Lara Croft no quiso golpearme, porque esta vez los agitadores habían convocado una reunión a hora nona y mi palabra es la ley, y si se hubiese atrevido a sacarme los intestinos, como suele hacer con los Hombres Morsa, la partida no hubiese durado mucho y yo ya no podría haber imaginado más sueños para que ella sumergiera en aguas borrosas sus senos de nodriza cibernética.

  Lara Croft esperó en la silla y pidió que el vodka estuviese almibarado con huevas de mosca, pero nadie escuchó su petición. El camarero Barckley se había reunido con los agitadores y el descenso por el río había sido notablemente insaciable para que el alcohol hiciera mella en nuestros cuerpos. Estabamos cansados de amar y coleccionar escarabajos "Ser la silla o la mosca, o la cruz invertida en mi seno", volvió a decir y el mundo ardió entre nosotros como arde la pólvora en los estómagos de las ballenas.
Leer más...

Boobs Nation: Nikki 14, los Hombres Morsa y varios adolescentes muertos


  Cuando Nikki abrió la puerta del Bite´s se encontró con la luz y el círculo de Hombres Morsa que la reclamaban con urgencia explícita. La noche era una extensión de la boca del cuadrúpedo que la esperaba en el camerino. Cuando Nikki se quitó la blusa, el cuadrúpedo soltó el líquido blanco y ardió seguidamente como un Fénix torpe, y ella, ausente de sí misma, miró el charco de leche; allí reconoció la muerte de varios adolescentes que la acosaban en el supermercado con sus miradas desvirgadoras de precoes eyaculadores.

  Pobre Nikki, ahora que ella había retomado la religión para salvarse de los pecados, ahora que leía el breviario heredado de la hechicera butolítica cada noche, renunciando al dios-falo-látex. Pero los Hombres Morsa no perdonan y allí estaban reunidos, bajo la luz enferma que hipnotiza a los insectos alados, porque Nikki era el espectáculo, la opresión en el pecho, la baba amarilla y la punzada feroz bajo el vientre una vez que se despojaba de todo aquello que termina en "bra".

  Los adolescentes del supermercado morirían bajo la cuchillada de los dientes de ardilla que asaltaron en mitad de la tarde algunos escaparates, cerca de la Media Luna, tan ricamente.
Leer más...

¿Estamos ante un fraude cuando se habla de inteligencia emocional en Educación?


  Me voy a ganar enemigos, pero me da igual. He leído mucho sobre la inteligencia emocional, he asistido a cursos y he hablado con algunos pedagogos que creen fervientemente en el poder purgativo de esta corriente. Mi experiencia docente me obliga a cambiar continuamente los enfoques de aprendizaje en muchos alumnos, buenísimos alumnos, que, sin embargo, no saben reflexionar sobre un texto poético o sobre una película; aprenden rápido, menos mal, pero casi todos ellos son el resultado de una enseñanza tecnificada y burocratizada en la que la Administración ha convertido la Educación en este país. La educación de las emociones se ha convertido en otra forma de evitar los verdaderos problemas de la educación, intentando aplicar un mesianismo cristiano en alumnos que lo que verdaderamente necesitan es disciplina y saber cosas.

  Los maestros viven en una encrucijada: cumplir los proyectos que las editoriales negocian en función de dicha corriente o continuar con una metralla de deberes y exámenes que, por otro lado, Administración, revalidas y padres exigen. El problema es que tenemos alumnos en Bachillerato a los que se le ha privado y se les priva de una enseñanza de asignaturas basadas en el conocimiento de las Artes y la Filosofía, y de una gestión de los contenidos más abierta, no sometida a los temarios y a pruebas continuas de evaluación memorística. Pero asesores educativos y filósofos VIP siguen hablando de las emociones y de sus virtuosas propiedades.

  Lo que está claro es que nos encontramos paradójicamente con alumnos que no saben escribir a propósito de un poema o de una experiencia vital, sencillamente porque no se les ha enseñado, porque hemos pensado que la inteligencia emocional llegaría a iluminarlos por generación espontánea y que era contraproducente que escribieran repetidamente sobre textos o recuerdos, como nos mandaban los maestros de la EGB.

 Es otra de las contradicciones en las que vive la Educación en este país: se legisla sobre la inteligencia emocional y se eliminan asignaturas artísticas y disciplinas como la Filosofía. Se organizan congresos alrededor de las emociones y los alumnos apenas llegan a ver en profundidad la literatura en la ESO o en el Bachillerato, salvo en algunas optativas.

  Pero todos los pedagogos hablan de las bondades de la inteligencia emocional, mientras aquello que es esencialmente sensible como las Artes o la Filosofía ha sido eliminado de un plumazo de nuestros centros con el consentimiento de estos telepredicadores.

  Soy escéptico con este nuevo horizonte pedagógico en torno a las emociones. Veo negocio y mucho negocio, y no tengo claro que sea positivo educar en esta corriente si no hay literatura, arte o cine de por medio. Las emociones no deben estar reñidas con saber y saber expresarse por escrito. Yo quiero alumnos sensibles, pero que sepan escribir y esforzarse. A veces, la sensibilidad, como la letra, con sangre entra.
Leer más...

Fragilidades e incertidumbres en la fotografía colorista de Pati Gagarin


  No es la primera vez que converso con Pati o escribo sobre sus trabajos fotográficos. Nuevamente, he decidido explorar sus obras y sigo estremecido por ese particular universo de colores a los que dota de una nostálgica visión de la adolescencia, escondiendo tras esa aparente felicidad que desprende el contexto un mundo vertiginoso de miradas extraviadas y desconcertantes.

  Sus encuadres, revestidos de felices ornamentos, advierten de un entorno ucrónico donde la repetición de figuras y el cuerpo de la mujer aparecen de una manera virginal, completamente idealizados, pero son esos matices del cabello o de la pose los que convierten las fotografías de Pati Gagarin en una clase de canto elegiaco sobre una inocencia irrecuperable, un reducto de cenizas de lo que pudo ser la alegría de vivir sabiendo que jamás seríamos mortales; que vivir en el mundo sería siempre un riesgo emocionante y donde no existiría nunca peligro alguno. Pero hay matices en esas miradas que Pati logra con su cámara que dictan todo lo contrario: todo aquello fue irreparablemente un sueño, mejor dicho, un mal sueño.
Leer más...

Los españoles estamos hartos de las mismas caras en la política nacional

   

  Estoy harto de los mismos peinados en política, de las mismas canas, de sus implantes de cuero cabelludo, de sus camisas bien planchadas y de sus solapas tiesas. Estoy harto de las coletas, de las camisas blancas, de las barbas recortadas, de los jugadores de baloncesto que impostan la voz e imitan a Clooney anunciando el Nespresso. Estoy harto de vicepresidentas que parecen no haber roto un plato y bailan en platós para olvidar que hay demasiados cadáveres tras las cajoneras de muchas sedes. Estoy harto del Presidente, de los presidentes autonómicos, de los consejeros de los presidentes y de los vicepresidentes, y de todo su proselitismo de asesores que se reparten el tajo y obligan a que cada vez seamos menos los médicos y los profesores. Sabemos que la cosa está jodida para mucho tiempo y estamos resignados como así ha querido el PPSOE. Pero lo que remueve las tripas es ver las mismas caras en política durante tantos años, y ver la mía delante del espejo y la de un tal Iglesias, el Eminem de los antisistemas, que vende chapas y libros como churros. Estoy harto de ver a los políticos en el Hormiguero haciendo el filfa, que diría Valle-Inclán, por no decir secamente "el gilipollas". Estoy harto de toda estética del mal que desfila por las teles y que va a decidir el destino de mis vástagos. Estoy harto de un tal Rivera y de su pose de Adolfo Suárez, de su postín de novio predilecto para la hija del boticario. Estoy harto de mí, de mi yo, y de un tal Mas que quiere ser el Kennedy de los països. Filfa de mundo y pena de cráneos privilegiados.

Leer más...

Las palabras son un narcótico y George Steiner me suplica desde la escritura


  La escritura es adentrarse en el nihilismo, estar desprotegido de toda fiabilidad, quedarse en el umbral de la inconsciencia, en el letargo que confunde narcosis con realidad.

  Confiesa George Steiner: "Crecí poseído por la intuición de lo particular, de una diversidad tan numerosa que ningún trabajo de clasificación y enumeración podría agotar. Cada hoja difería de todas las demás en cada árbol (salí corriendo en pleno diluvio para cerciorarme de tan elemental y milagrosa verdad). Cada brizna de hierba, cada guijarro en la orilla del lago eran, para siempre, "exactamente así". Ninguna medición repetida, hasta la calibrada con mayor precisión y realizada en un vacío controlado, podría ser exactamente la misma".

  No hay lenguaje como tal, sino su fingimiento, una tergiversada forma de denominar a las cosas a través de un simulacro. Porque, si no podemos nombrar la complejidad del mundo, ¿de qué sirve nuestro discurso? Solamente para creer que lo logramos, para mentirnos a nosotros mismos porque tememos ser conscientes de esta carestía, de no ser autosuficientes, de no querer amar la escasez. La poesía, la literatura, es la manera más cobarde de resistirnos ante esa evidencia. Luchamos transformando la realidad y la irrealidad, creyendo que es preferible la máscara a la derrota.
Leer más...

El terrorismo es una marca comercial porque la muerte siempre es un negocio


  Como se decía en el clásico, las grandes respuestas de la vida se encuentran en el cine. En la serie The Wire escucho: "Si sigues a la droga sabes lo que te vas a encontrar: traficantes, drogadictos... pero si sigues al dinero te puedes encontrar cualquier cosa".

  Hace años hablé con un francotirador que había estado en Bosnia y me dijo lo siguiente: "El hombre es un asesino, siempre lo es. Da igual que apoyes a Gaza o a Israel. Da igual que te pongas la kufiyya al cuello o lleves la camiseta del Ché. Siempre acabamos matando, si no es por una cosa, es por otra. Por tu bien, ponte del lado de los que ganan".

  Lo que sucedió en París es la constatación de que, citando de nuevo a la serie The Wire, "si vives en la tierra, al final te ensucias". Nuestras libertades tienen un precio, nuestras democracias tienen un precio, ser adicto a The Big Bang Theory tiene un precio y llevar a tus hijos a clases de danza tiene un precio. La gente mata, sencillamente porque es un negocio y tenemos suerte de estar en el lado de los que ganan.

  A diferencia del cristianismo, el Islam no ha tenido exégesis, no ha tenido a filósofos como Santo Tomás o San Agustín que depuraron la mitología y la ensoñación del Nuevo Testamento. Pero eso es la punta del iceberg de un proceso de degeneración social y política donde lo verdaderamente importante es matar por dinero. Sabemos que los radicales islámicos matan sobre todo a los suyos y que esa falta de exégesis está detrás de su mensaje destructor contra los infieles. Pero esa cruzada es un negocio para muchos, para muchas empresas, para muchos gobiernos europeos y americanos que sostienen sus mandatos porque el yihaddismo es una marca auténtica de compraventa de territorios, califatos y mercados. Pero sucedería lo mismo si la ventaja la tuvieran quienes se inmolan y a quienes representan.

  El ciudadano europeo tiene que saber que su paz social depende del afán destructivo del ser humano y de su capacidad dominadora para extraer todos los recursos posibles de otros territorios. Suerte que hemos nacido en este lado del hemisferio, pese a lo de anoche, porque los otros van perdiendo y mucho, y ahora el negocio va a ser mayor conforme se agudice la crisis entre Oriente y Occidente.

  Cuando ingreses tu dinero en una cuenta, sé consciente de que su destino es inimaginable y que la muerte, cualquier muerte de estas características, es un negocio en París y en Kabul. Quizás tu dinero esté detrás. Sé consciente de que no puedes decidir nada sobre tu destino y sobre los tuyos, ya lo has comprobado anoche. No puedes decidir sobre tu dinero, que es lo importante después de todo. Los radicales que se inmolan también lo hacen por negocio, porque detrás de ese mar de vísceras en la que se convierten después de atentar, hay un paraíso que sostiene un lobby, una marca, un logo que consume y mucho, y puede que tu nómina tenga algo que ver.
Leer más...

Enhorabuena a 13tv por el seguimiento informativo de los atentados en París


  Suelo seguir diversos debates televisivos sobre política y actualidad y el programa de El cascabel al gato, de 13tv, es uno de ellos. Si bien no soy partícipe del enfoque ideológico en el que basan algunos de sus comentarios y reportajes, me parece necesaria su contribución diaria a debatir y reflexionar sobre la marcha de la actualidad política, especialmente, cuando, a partir de las once de la noche, la televisión se trufa de teleseries, grandes hermanos y las madres que los parió.

  Como colaborador de Mundiario, debo reconocer que la labor de seguimiento informativo hasta las dos de la madrugada que realizó el programa fue encomiable. En un momento terrible, de giro histórico en la concepción de nuestras democracias y su defensa, la mayor parte de las cadenas no interrumpieron su programación, su pésima programación de tómbolas y chochonas, salvo 13tv que intentó, desde su modesto alcance, informarnos de lo que iba aconteciendo en París. El presentador del programa, Antonio Jiménez, estuvo a la altura de las circunstancias. Lo escandaloso es que el resto de cadenas, algunas de marca progresista (o eso dicen), no hicieron nada, siguieron en esa infecciosa percepción de lo neotelevisivo donde no existe mirada hacia fuera, donde en el mundo no es más que el ombligo del presentador y la fanfarria de los concursantes. Una pena. Por cierto, "escandaloso" en griego clásico significa "trampa mortal" y prescindir de los acontecimientos para ganar audiencia es vil y mortalmente tramposo para los espectadores. Al César lo que es del César y ayer 13tv, chapó.
Leer más...

Cuando el Hacendado es todo poesía

Mi homenaje a las cajeras de Mercadona



  Por la belleza de un momento mínimo merece la pena vivir y, a veces, después de un día fatigoso, encuentro que el trato breve con una cajera puede alegrarme el día. A veces, encuentro en esas manos que mueven los paquetes de servilletas, los embutidos y las latas de anchoa una clase de mágica estrategia que hace de las cajeras de Mercadona una transfiguración de Penélope que cose y descose su tela. Y no es mentira que, en este mundo aséptico y tan burocrático, una sonrisa fingida de una cajera puede proyectar mi fantasía.

  A veces busco un relato literario detrás de esa joven que zurce con sus dedos facturas y envoltorios, detrás de su moño improvisado, detrás de su olor a Nivea. Detrás de cada cajera, lo sé, hay una biografía extensa de mujer luchadora, de mileurista que canta delante del espejo pese a los reveses de la vida, que encuentra en su oficio una forma de supervivencia injusta, pero que merece la pena envidiarla.

 Hay lirismo detrás de esa sonrisa quebrada de Verónica cuando desliza las Oreo por la banda magnética, porque veo en ella, no a la cajera, sino a la treinteañera seductora que fuma en el descansillo y que conversa con sus amigas pelopony sobre los sinsabores de la vida. Todo lo que me suena a esperpento merece la pena vivirlo, porque yo deseo fervientemente conocer esas biografías que se protegen bajo ese uniforme verdinaranja, detrás de ese automatismo en los movimeintos cuando la cola se hace demasiado larga.

  Hay muchos secretos detrás de los ojos de una cajera de Mercadona y vosotros sin daros cuenta.
Leer más...

Boobs Nation: porno adicciones, un libro de Faulkner y vacas cayendo del cielo


  Buscamos en las entrañas de la vaca, pero las vacas que caen del cielo ya no predicen nada. La vecina del quinto ha muerto de hambre y su perro también. La vecina del quinto era adicta a los aerosoles y al champú para caballos. Yo he visto quemar su pelo paulatinamente y que su belleza radical de porn stripper se marchitaba como las cajeras de los supermercados de Palm Street.

  En Boobs Nation, las actrices mudan su piel para parecerse a Lisa Ann o a Nikki Benz y leen a Lorca en las esquinas, amustiadas, porque la poesía es la peor de las enfermedades. Los muchachos que leían a Faulkner ahora escuchan los trinos de los parques, mezclan Monster con vodka y leen a Coelho para creer que la vida es una rosa de ceniza. Pero las actrices de Brazzers leen la poesía verdadera, la que se clava como una lanza y te desnutre poco a poco cuando resuenan en tu cabeza una y otra vez los versos más tristes esta noche. Los conejos blancos son vomitados por los grifos y luchan despiadados los adultos sin clavícula en las colas de los hospitales. Todo es metafórico en Boobs Nation y tan hiperbólico como esa Amy Anderssen que camina detrás de sus senos, blindados con látex y avaras miradas. Pero las actrices, cuando vuelvan a su trabajo, tendrán la sabia convicción de que las palabras curan más el alma que la impresionante silicona.
Leer más...

Tengo un miedo atroz a Artur Mas porque es un signo del fin de los tiempos


  He soñado con él en varias ocasiones y lo he presentido como el Bucho que se lleva a los niños en la saca. Artur Mas ha envejecido prematuramente y lo veo en su cara, en su encanecimiento, en la fatiga de su rostro hierático, de mandíbula filosa. Artur Mas me da miedo porque ha conseguido en menos de dos años lo que no consiguió ni Nixon ni Reagan. Artur Mas ha desintegrado su propio partido, ha eliminado la acción social y digna de Oriol Junqueras y de toda Esquerra, esto es, se ha cargado la izquierda, la extrema y la de centro, que podría haber gobernado Cataluña per secula seculorum. Artur Mas ha hecho que Durán i Lleida sea tan sólo un mal recuerdo y ha convertido la autodeterminación en un proceso que, para muchos, es una huida hacia adelante de lo que esconde la presunta corrupción pujolística.

  No sé quién es Artur Mas. No sé si es independentista o uno de los mercaderes del templo. Sé que mira con ira a la cámara y que su sonrisa quebrada es un escalofrío en mitad de una road movie con caníbales endogámicos encerrados en una gasolinera. Me da miedo Artur Mas y esa capacidad para destrozar todo voluntariamente o involuntariamente. Es demasiado tarde para que el independentismo se tome en serio si sigue comandando esta balsa de Medusa, es demasiado tarde para recuperar a Oriol, es demasiado tarde para recuperar a Convergència, es demasiado tarde para recuperar a Artur.

  La voracidad devora a a la voracidad como el Uroboros de los bestiarios, y yo lo sueño porque su imagen desprende esa luz absaloniana de ángel exterminador. Demasiada literatura en el envés de mi cerebro, pero el daño es irreparable para España y Cataluña. Y Artur ha sido el enviado.
Leer más...

Carta del profesor J. A. Cayuelas sobre la importancia de las bandas de música


   El profesor de Física José Antonio Cayuelas me envió hace unos días una carta sobre su experiencia como espectador en un concierto de bandas de música. No me resisto a publicarla, puesto que emoción y admiración por la música en sus registros clásicos y populares siguen constituyendo una parte muy importante de la cultura levantina de nuestro país. En este caso, la banda de música de Rafal (Alicante) es el motor de estas palabras que traducen ese evocador sentimentalismo que tanto significan para generaciones de músicos y de familias que educan a sus hijos en esta clase de orfebrería.

"La HISTORIA, así escrita con mayúsculas, se labra también a bases de pequeños logros, y hoy yo he asistido a uno de ellos.

He sido partícipe, como espectador, del concierto que la banda de la Sociedad “Arte Musical” de Rafal ha ofrecido en el ADDA –Auditorio de la Diputación de Alicante- dentro de su III ciclo “Las bandas de la provincia de Alicante en el ADDA” y llevado por la sensación que ello me ha producido no puedo más que responder con esta breve crónica.

Estoy seguro que ni el compositor de Cullera Rafael Talens, aunque por proximidad geográfica y profesional tal vez pudiera ser que sí, ni el francés Leo Delibes, ni el londinense Lloyd Webber han tenido noticia de la existencia de esta banda “Arte Musical”. Tampoco Thomas Doss y Alan Menken, los otros dos compositores que completan el programa ofrecido por la banda; pero de haberla conocido, tengo la certeza de que hubieran destinado sus obras a ella.

Ha sido tal la unión entre partitura e intérpretes en el concierto de hoy que a partir de este momento forman un todo que se puede decir, parafraseando al Agustín González de “La escopeta nacional” (Luis García Berlanga, 1978): “lo que aquí se ha unido en el ADDA, no lo separa ni Dios en el cielo”. Y es que así parecía, que estábamos en el cielo.

Pasodoble, ballet, comedia musical han sido elevados a las alturas a partir de las vibraciones que en el aire han producido los instrumentos de estos magníficos intérpretes. Metal, madera, percusión, en conjunto y por separado, todos ellos bajo la batuta de su director, que surcaba los aires a modo de “bajel pirata”, han emitido sonidos para deleite de dioses y mortales. 

¡Y, asómbrense! No estoy hablando de una agrupación de profesionales. Se trata de un conjunto de no más de 70 jóvenes y mayores, estudiantes y jubilados, agricultores, albañiles, transportistas, médicos, …, todos unidos por la música.

Y tras ellos, un pueblo. Un pueblo que sabe fundir la tradición del pasado con la esperanza del futuro en una realidad presente. Presente efímero, presente que se construye día a día, hora a hora minuto a minuto, segundo a segundo, e igualmente se desvanece; pero que deja un poso de ceniza de dónde, como ave fénix, renace la cultura. Cultura, esa forma de expresión, esa señal de identidad del ser humano que se abre, se extiende, se comparte hacia la colectividad y escribe la historia.

Pues sí, hoy y siempre, pero especialmente he formado parte de ese colectivo, de ese pueblo que ha compartido su ser, y no puedo hacer otra cosa para compartir mi emoción que proclamar que ¡yo he estado allí!".
Leer más...

Auralaria, grupo poético

Interpretación, lectura poética y montaje audiovisual



  Desde hace seis años, los creadores Luisa Pastor y Álvaro Giménez trabajan en la interpretación de textos poéticos a través de la música y la imagen. Auralaria es un proyecto que fusiona diferentes códigos audiovisuales para difundir el valor de la palabra poética al público. Montajes, recitales y performances suman un amplio repertorio de actividades culturales dentro de nuestro país en los que Auralaria ofrece innovadoras propuestas a los textos escritos, transformándolos en estimulantes mensajes con una mayor amplitud significativa.

  Con motivo de la entrega este sábado en Orihuela del Premio Miguel Hernández de Poesía, Auralaria nos ofrece esta breve entrevista con el fin de que conozcamos mejor su trabajo compositivo.

Pregunta: ¿Por qué surge Auralaria y qué propuesta estética es la que sostiene este grupo?

Respuesta: Auralaria surge poco antes del Centenario del Nacimiento de Miguel Hernández. En 2009, Javier Pastor, por aquel entonces Presidente del Ateneo Cultural Casino Orcelitano, nos insta a realizar un recital que prepare el terreno para el Centenario del 2010 en Orihuela. Lo que en un principio no iba a ser más que un recitado de poemas del autor de El rayo que no cesa, se convierte en una mezcla entre poesía y escenificación, que marca las líneas que Auralaria seguirá en adelante. Esa propuesta consiste en sacar la poesía del ámbito exclusivo del libro y darle plasticidad por medio de la escenificación, la dramatización y la conjunción de imagen, voz y música.

P.: ¿Reinterpretar también es una forma de volver a escribir los poemas?

R.: Nuestro trabajo pretende abarcar el tratamiento tanto de la imagen como de la palabra, fusionando nuestra faceta de escritores y de intérpretes. En efecto, al final, todo acaba confundiéndose y la interpretación del texto se convierte, como tú dices, en recreación. No deja de ser una lectura más, una apreciación de lo más subjetiva, como signo abierto que es el poema, en palabras de Umberto Eco.

P.: Con esta clase de propuestas, supongo que Auralaria aspira a adentrarse también el el mundo del cine y del vídeo-clip.

R.: Desde nuestros inicios hemos ido evolucionando sin proponernos unos límites estéticos o genéricos. La creación ha ido pareja a la intuición y a una serie de propuestas que han ido surgiendo, bien a través de la participación en certámenes o a través de la intervención en ciertos eventos. Creemos, fundamentalmente, en el eclecticismo del arte y, en cualquier caso, el cine que nos interesa hacer no lo concebimos exento de contenido ni sensibilidad poética. Lo que se persigue es la sugerencia. De hecho, en nuestro desarrollo ha sido fundamental el contacto y la colaboración con artistas de distintos ámbitos. En particular, la pintura de Pepe Aledo, que nos ha dado una imaginería para trabajos como La muralla, inspirado en un poema homónimo de José Luis Zerón, (tal como pudo verse en el primer encuentro del Aula de Poesía Miguel Hernández). También, músicos como Paco Mora, José López, Mariola Rocamora, Toni Correa, Alain Murcia, Carolina Llanes o Eva García Lorca...Una gran lista de amigos a los que debemos nuestro desarrollo, entre ellos tú, que tanto has hecho y haces por difundir nuestra labor.

P.:¿Qué representa vuestro grupo en la entrega anual de los Premios Miguel Hernández de poesía? ¿Y con qué nos sorprenderéis este año?

R.: La idea de participar en el acto de entrega del Premio Internacional de Poesía “Miguel Hernández” surgió al darnos cuenta del poco eco que se daba a un galardón de la importancia que este posee. Tanto por su cuantía económica, como por su trascendencia editorial (no olvidemos que ha sido publicado por editoriales de la talla de Aguaclara, Hiperión o en la actualidad Devenir) estimamos que su entrega no podía limitarse a ser un evento casi “clandestino”. Por ello, pensamos que nuestra concepción del fenómeno poético podía encajar perfectamente en este acto, obsequiando al galardonado con un homenaje de su obra. Así lo estimó también la Fundación Cultural Miguel Hernández, que desde hace cinco ediciones viene apoyando esta idea y confiando en nuestras propuestas. Del mismo modo, es una manera de recordar de forma constante a Miguel Hernández, verdadero eje del encuentro y que muchas veces ( más de las deseables) queda en segundo plano. En esta edición, Miguel va a tener un doble protagonismo, ya que los dos trabajos que presentamos, Música de la lluvia y La casa vacía remiten al universo hernandiano. Con ellos, reivindicamos lo que siempre hemos querido transmitir: el lirismo de su obra, a través del recitado, la música en directo y la plasmación cinematográfica de unos contenidos inspirados en la obra del poeta galardonado, Un campo de batalla antes de la batalla, de Juan Manuel M. Aguirre.


Leer más...

Entrevista a la actriz Elena Rayos

Éxito, personajes, una vida y Reikiavik



  Al igual que con el actor Alejandro Sigüenza, trabajé con Elena Rayos hace muchos años en varios proyectos audiovisuales. Su tesón y una fragilidad tensa, hierática a veces, constituyen parte del secreto de su éxito en muchos escenarios. Su fisonomía parece endeble, pero su proxémica es de una fuerza inusual; un rostro enigmático con unos ojos oscuros e hipnóticos ha cautivado a muchos de sus personajes. Su paso por el teatro clásico en diversas compañías y su trabajo con algunos de los actores más importantes de este país consolidan una trayectoria significativa, cuyos personajes son personajes de matices, de extremos, los que mejor encarna dentro de esa inquietante figuración que expresa su apariencia física y su lenguaje corporal. Elena Rayos responde en exclusiva a Mundiario sobre diversos aspectos de la vida teatral y personal que la han llevado a Madrid con la obra de Mayorga, Reikiavik.

Pregunta: Elena, ¿qué es exactamente Reikiavik? ¿Qué aspectos estéticos e interpretativos caracterizan a esta obra? 

Respuesta: Como todo el mundo sabe Reikiavik es la capital de Islandia. Aquí tuvo lugar el campeonato del mundo de Ajedrez entre el norteamericano Bobby Fischer y el ruso Boris Spasski en 1972. El acontecimiento fue mucho más que un campeonato del mundo, en plena Guerra Fría, se convirtió en una cuestión de Estado. Los dos jugadores junto con sus asesores personales jugaban a algo más que Ajedrez. Reikiavik es una obra de teatro escrita y dirigida por Juan Mayorga, e interpretada por César Sarachu, Daniel Albadalejo y yo. Reikiavik habla de dos seres que se encuentran en un parque para recrear qué pudo pasar en aquel campeonato y un tercer personaje que soy yo, que descubro un tablero de ajedrez con una partida empezada en ese parque cualquiera, camino del instituto, y decido dejar mi examen final, atrapada en esta historia intentando descubrir qué hay de verdad en todo esto. Juegan a ser quienes no son, Bailén y Waterloo, otros, muchos, juegan a muerte a eso que Juan Mayorga dice y me encanta " Pagaría por ser por un rato algo que no soy ; una mujer, o un carnicero o un moribundo", y a eso es a lo que yo aspiro, a jugar con ellos. Me fascina de tal manera la historia que me tengo que quedar, no me puedo ir. ¿Y si me pierdo la que puede ser la lección de mi vida? La dificultad interpretativa de Reikiavik es la multitud de personajes que van apareciendo en décimas de segundo, desde los asesores de Spasski a la madre de Fischer, pasando por Kissinger...pero además están ellos dos, cuando dejan de ser Fischer y Spasski , cuando aparece la parte humana de dos seres que pueden no conocerse, que se necesitan y se quieren, pero no lo saben todavía... Yo intento estar muy atenta, descubrir cuándo hacen teatro, cuándo son ellos.Todas las apuestas las hacen hasta el final, juegan hasta las últimas consecuencias, observo, imito, tomo notas de todo lo que no he oído en mi vida y pregunto cuándo no tengo ni la más remota idea de quién están hablando. Hay algo de ellos que me fascina, me atrapan estos dos locos que tampoco puedo asegurar que lo sean. Hay momentos en los que me atrevo a interrumpir y proponer variantes, me conmueve la histora, pero también reconozco momentos en los que saldría huyendo...

P.: Frente a la evolución de toda clase de nuevos lenguajes tecnológicos, ¿qué nos ofrece el teatro para que siga siendo un espectáculo de masas?

R.: A mí me gustaría pensar que el teatro ofrece algo que no puede ofrecer el cine ni la televisión, y es que la historia te la contamos a ti,directamente. Trabajamos para esa persona que ha pagado su entrada, se sienta en la butaca y tiene la generosidad de dejarse llevar. Nos vamos a emocionar, nos vamos a reír y a dejarnos la piel para contarte una historia personal, para meterte dentro de nuestro juego e invitarte a que hagas este viaje. Es muy probable que mañana la función sea diferente, pero la de hoy es para ti.

P.: Que, en este país, la cultura esté tan maltratada por la Adminsitración y por los medios en general, parece que convierte a los actores en una clase de malditos y proscritos. ¿Crees que el espectador os percibe como una clase de supervivientes, como antiguos chamanes que trabajan siempre contra la corriente y contra el sistema?

R.: Yo creo que el teatro es un vehículo para contar qué está pasando, cómo estamos viviendo, cuál es nuestra realidad. Y, si quieres, te lo hago cantando una canción, pero lo que no te puedo decir en escena es que todo va bien, si no es así. El teatro habla de la vida, de la crudeza de los sentimientos, de las opresiones, del dolor tuyo y mío, a veces con humor, a veces con ironía, a veces en verso. El espectador de teatro es cada día más exigente. También es nuestra responsabilidad estar a la altura, hacer espectáculos que no decepcionen y que cumplan esas expectativas. Tenemos la suerte de dedicarnos a una profesión en la que podemos vivir muchas vidas, sufrir muchos horrores y enamorarnos muchas veces, pero también te diré que nos lo están poniendo muy difícil. Es verdad que somos una profesión molesta por contar cosas que quizá es mejor no saber y que el público no conozca, pero la labor de la cultura en general y del teatro particular es poder mostrar qué es lo que hay y tú decide, pero primero conoce cuál es la realidad. Gracias a que hay gente que va contracorriente pasan cosas necesarias en nuestro país.

P.: ¿La formación que necesita todo actor se adquiere siempre dentro del escenario o es necesaria la formación de escuela o facultad?

R.: Es una profesión que te exige estar en continua formación, siempre reciclando. No es sólo pasar o no por la escuela, que siento que es algo fundamental. por supuesto. Es básico el escenario, la seguridad que te da un escenario. Sólo se aprende trabajando, pero soy de la opinión de que tenemos que entrenar y ver mucho teatro. También te diré que hay gente con un talento innato que no necesita nada (no los he conocido, pero he oído hablar mucho de ellos).

P.: ¿Has sacrificado mucho en lo personal y en lo familiar para trabajar como actor?

R.: Es inevitable. Es una profesión sacrificada. Te hace estar en el escenario en condiciones a veces en las que tienes la cabeza en otro sitio. Pero la verdad es que la recompensa es tan grande que merece la pena ese sacrificio.


Para contactar con la actriz: http://elenarayos.wix.com/actriz
Leer más...

Ojalá los profesores fueran la causa del fracaso escolar, señor Marina


  El eco mediático de las declaraciones del filósofo José Antonio Marina acerca de la responsabilidad de los profesores en el fracaso escolar ha abierto nuevamente el debate de la educación en nuestro país. He explicado muchas veces en Mundiario las posibles causas de este fracaso escolar y qué soluciones existen para ese escenario; muchas de ellas consensuadas y debatidas con compañeros de trabajo a los que ni sindicatos ni Administración escuchan.

  La obra de Marina, Despertad al diplodocus, razona sobre importantes aspectos que, desde la gestión administrativa y la formación de profesores y directores, podrían mejorar nuestro sistema. En algunos de sus posicionamientos estoy de acuerdo con el profesor. Sin embargo, el hecho de que algunas de sus intervenciones televisivas se hayan centrado en responsabilizar a los profesores de ese fracaso me preocupa. Ojalá la causa del fracaso educativo fueran los profesores. La solución sería rápida, pero el problema es intencionadamente complejo.

  Que deberían entrar los mejores expedientes universitarios a las aulas, no lo discuto. Que los futuros docentes deberían superar una clase de MIR y ser continuamente evaluados, me parece necesario. Que la metodología es obsoleta y los contenidos poco realistas, es cierto. Pero el señor Marina olvida lo siguiente en sus últimas intervenciones.

1. Los docentes de la Educación Pública superan una oposición a diferencia de los profesores de la Concertada y la Privada. Aunque sea una oposición mejorable en muchas de sus pruebas, los docentes de la Privada y la Concertada, menos despretigiados socialmente, no la superan, pues son contratados sin ningún tipo de evaluación intelectual.

2. La Educación pública en España ha sido sensible y generosa con miles y miles de ciudadanos inmigrantes que necesitaban conocer nuestro idioma y nuestra cultura, y se incorporaban a las aulas sin ningún tipo de recursos. A veces estábamos desbordados y no podíamos atender personalmente a todos los alumnos. Sigue pasando. Colegios concertados y privados nunca tuvieron esa sensibilidad hacia la inmigración, salvo honrosas excepciones. Algunos países europeos con excelencia en su educación nos han dejado claro, con la crisis siria, qué clase de sensibilidad tienen ante la llegada de inmigrantes. Ninguna.

3. Filósofos y pedagogos como el señor Marina denuncian la falta de innovación metodológica en los profesores, pero ellos firman contratos con editoriales para elaborar los libros de texto, uno de los grandes males en la gestión del aula. Pero un gran negocio para varios lobbies.

4. Las ratios de alumnos conflictivos en situación de exclusión social es significativamente superior en la Pública que en la Concertada y en la Privada.

5. El constructivismo, base de la LOGSE, que defienden conjuntamente el PP y el PSOE se ha convertido en una corriente pedagógica intocable, un dogma religioso donde no es posible la revisión y la crítica. Quizá, esa laxitud de la LOGSE hacia valores como el esfuerzo autónomo y la competencia nos han llevado a esta situación.

6. La sociedad española no respeta a los docentes, pues no los considera un eslabón fundamental en la formación de ciudadanos. Se trata de un problema cultural y prejuicioso que valora más las ventajas del oficio que su utilidad para el ciudadano. La mala prensa que desde la Administración se infundió a los funcionarios para justificar los recortes nos ha hecho mucho daño. El aumento de las ratios y la bajada de sueldo han potenciado aún más ese desprestigio del maestro como educador e intelectual.

7. Marina tiene razón en algo fundamental: la formación del profesorado en España no existe. Cursos privados, autodidactismo y formación a distancia son la única forma de mejorar en estrategias metodológicas que jamás se aplican. En la mayor parte de las ocasiones, los docentes realizan estos cursos para cumplir con las horas necesarias que requiere el pago de los sexenios. A diferencia de otros países, los horarios tampoco permitirían una formación presencial continuada y evaluada de los docentes.

8. Marina tiene razón en otra cosa; al profesor bueno no se le valora. A los doctores o funcionarios con más de una titulación o con idiomas no se les premia ni pueden ascender a puestos donde su autoestima se vea reforzada. Los sindicatos son muy responsables de esta situación, porque ha prevalecido una lucha por la mejora del Cuerpo de Maestros que promocionaron a Secundaria y no por la mejora económica y laboral de los profesores de ESO y Bachillerato. Sé que me busco enemigos.

9. La burocracia ha convertido la labor docente en una labor administrativa donde los profesores dedican inútilmente horas de su vida personal a informes, programaciones, baremaciones y un largo compendio de papeleo que nadie revisa ni inspecciona, en vez de dedicar esas horas a elaborar nuevos temas y métodos para sus alumnos.

10. Algunos pedagogos separan habilidad metodológica de intelectualidad. A Marina le oí decir una vez que un buen profesor no es aquel que sabe mucho, sino aquel que sabe enseñar. Esa sentencia nos ha perjudicado muchísimo. El respeto social, fundamental para un ambiente óptimo en las aulas, se origina cuando los padres reconocen que el profesor de su hijo es un sabio. Ser un intelectual y ser profesor deben ser virtudes conjuntas y la sociedad debe ver en los docentes un referente moral del conocimiento. Los alumnos, me consta, son sensibles al profesor que sabe mucho y lo demuestra.

11. Ante el fracaso escolar por cuestiones como las que hemos referido, muchos pedagogos han querido inventar la pólvora creando grupos de estudio, gestoras y seminarios para buscar nuevos enfoques educativos que subsanen estos fracasos, en vez de responsabilizar a la Administración de la inflación de asignaturas y la mala distribución y gestión de los recursos. Educar en las emociones, el bilingüismo o la llegada de las tablets a las aulas se han convertido en una panacea para muchos profesores. Pero no es así, los fracasos siguen siendo estrepitosos, porque la burocracia del sistema y su composición tecnocrática anulan la rentabilidad de cualquier innovación.

Necesitamos a los mejores en la enseñanza, necesitamos un modelo de escuela pública y un modelo de escuela privada, un currículo actualizado, silencio y disciplina que vengan impuestos desde casa para poder disfrutar enseñando y aprendiendo, necesitamos recursos, muchos recursos en Primaria, para aquellos alumnos que tienen dificultades en edades tempranas, necesitamos itinerarios realistas con talleres y materiales para muchachos que estén en riesgo de abandono escolar y necesitamos a los docentes colaborando en la gestión política de la enseñanza.

12. Los profesores se han relajado porque están frustrados por la mala educación que los niños reciben en casa y porque la sociedad y la Administración no los valoran lo suficiente. No ganan incentivos. No promocionan. Los cambios continuos de interinos y plazas en expectativa dificultan la realización de proyectos de centro, y el fácil acceso a las carreras docentes para alumnos que han acabado con una nota baja su Bachillerato ha devaluado la calidad intelectual y formativa de la carrera y sus preparadores. En Medicina, no sucede. Acceden los mejores y el prestigio de la sanidad en nuestro país es reconocido internacionalmente.

13. Marina olvida que la división en Pública, Concertada y Privada ha convertido la educación en España en una forma de desigualdad social cada vez más significativa. Un derecho universal como la educación está creando conciencia clasista a través de tres formas de dirigir los recursos económicamente. La pérdida de valores y el escepticismo de los padres hacia la escuela han arraigado ya y la educación en casa se ha relegado a maestros y profesores que se ven superados por esta realidad . La falsa "gratuidad" de lo público que vocifera la izquierda y el inmovilismo que han practicado PP y PSOE han obligado a que las clases medias dependan de academias, concertados, profesores particulares y clases extraescolares para cerciorarse de que sus hijos reciben educación de calidad en aquello que les interesa. Aunque sea mentira.
Leer más...

Alumnos y profesores trabajan en condiciones insalubres


  La Administración del PPSOE ha consentido durante décadas que funcionarios de carrera trabajen en condiciones humillantes dentro de aulas prefabricadas. Goteras, frío, charcos de humedad, calor sofocante, falta de luz y hacinamiento son algunos de los factores en la que sus hijos reciben clase en muchos colegios e institutos de este país.

  El negocio de algunas empresas con algunos colegas de la Administración sustenta esta forma de enseñar en la que los espacios y su acondicionamiento siguen siendo infrahumanas. Ningún funcionario de a dedo trabaja con las temperaturas y las ratios de los docentes de la pública. Los padres lo ignoran y, cuando lo saben, se quejan poco o no se quejan. Porque la educación no importa en este país y, pese a los debates mediáticos, las familias y docentes han aceptado como lícitas estas condiciones en la que aulas de plástico y alumnio, alquiladas a multitud de empresas con dinero de nuestros impuestos, se multiplican por gran número de centros.

  Además de los problemas de acústica y de habitabilidad, desplazarse dentro del aula es imposible, sobre todo, con el aumento de las ratio. Alguien se está haciendo muy rico en este país con la Educación, mejor dicho, muchos están convirtiendo el sacrificio de docentes y el fracaso de sus hijos en un negocio muy rentable. Amén.
Leer más...

Novela y testimonio de Pedro Fernández Riquelme

Las tres vidas de un fotógrafo



   Hace alrededor de un año que este autor y amigo me encargó el prólogo de su obra, Las tres vidas de un fotógrafo; un tributo literario a la muerte de su padre al que yo personalmente también conocí. La traumática experiencia de revivir también la muerte del mío al leer la novela me obligó a que escribiera estas palabras como introducción a un trabajo que puedo definir de sincero por un sentimentalismo acusado que el autor no esconde para hablar de quien tanto le influyó.

   Que nadie espere en Las tres vidas de un fotógrafo un prodigio literario, sino un testimonio severo de lo que significa la indignidad y la sencillez de la muerte, la reflexión posterior que se ampara en un egoísmo necesario, en una soledad destructiva que conduce a la escritura, a fingir recuerdos paralelos con el fin de paliar el dolor.

   Aquí les dejo el prólogo que escribí para esta obra de Pedro Fernández:

"Conocí al padre de Pedro en mis tiempos de la Universidad. Era un retratista que regentaba una humilde tienda de fotos cerca del centro. Aún lo recuerdo como un tiempo feliz, sin prisa, que ahora, en el recogimiento de este espacio al que me someto para escribir, me parece duradero, hasta eterno porque ya no seré capaz de revivirlo, y es que la escritura a propósito de la muerte se caracteriza por la aceptación de esa adversidad a través de una desasosegante interpretación del mundo. Nada de lo que se escribe se corresponde con lo que verdaderamente vivimos, pero se sublima esa carencia con la capacidad que tiene el lenguaje para intervenir en la realidad de los recuerdos y transformarlos a nuestro antojo.

La intención de una novela como la que ha escrito el hijo de aquel hombre enjuto, de ojos vivos y facciones duras, con gesto nervioso, no es otra que esa reivindicación del tiempo pasado como una época entregada a la lucha y a la pasión por sobrevivir desde la austeridad. No queda nada de aquella tienda tal y como yo la recuerdo. El retratista murió y quiso que la palabra esrita ahora por su hijo, Pedro Ferrández, sea esa forma de sobrevivirlo, porque la escritura, como la memoria, nos conducen a esos lugares que no nos pertenecen aunque creamos que existieron y que alguna vez los habitamos. Pero no es cierto, jamás se vuelve al lugar donde se fue feliz porque nosotros ya no somos los mismos y quienes coincidieron con nosotros en esos lugares de la vida ya no están para que nada cambie.

La infancia de los abuelos, los recuerdos intuitivos y teñidos de una luz añeja, diluida en rostros desdibujados y espacios inciertos, parecen convertirse en ese lenguaje que, más allá de la palabra, reproduce la ausencia del padre que, tras su muerte, reclama un lugar aún entre los vivos. La palabra es chamánica. La poetisa Olvido García Valdés reconoce que un poema es un diálogo con un desaparecido que aún tenemos presente y quizá la literatura, su intención y forma, sean la búsqueda de esa voz, de ese cuerpo, cuyas ausencias son el trance y el tránsito que nos permiten el conocimiento profundo de qué es la vida y qué es la escritura.

La novela biográfica que Pedro Ferrández prometió a su padre no es solo el cumplimiento de un deseo temible y severo, sino también la confirmación de que la vida continúa y que es más sobrecogedora cuando usamos la escritura para recordar a quienes hicieron posible que nuestra existencia fuese dichosa y exultante. Porque la escritura sobre quienes no están es la escritura sobre los vivos. Porque, cuando se vive, se está escribiendo una historia incierta, cuyo destino inédito tendrá que ser conjurado por otro hombre, aunque sea uno mismo quien, desde la soledad y el trance, la invoque. El escritor Edmond Jabès tenía claro que, al escribir por primera vez su nombre en el colegio, había comenzado a escribir un libro.

La escritura no es el trazo de un signo, sino la evocación de esa vivencia que se aloja en nuestra memoria y que, contra la realidad, el escritor la transforma hasta convertirla en una clase de ficción donde la verdad se hace verdad para mí, una idealización que, en el caso de esta novela, puede abusar de sentimentalismo en ocasiones y, en otras, hundirnos en una dura interpretación de la subsistencia ante la pobreza y la enfermedad. Porque lo narrativo aquí no está premeditado sino que permanece como un estado sensible de la experiencia contada, sin logro de la técnica, sin eficacia de una retórica buscada con rigor. Lo que Pedro Ferrández desea es escribir desde el presentimiento, desde el recuerdo impreciso, desde el desasosiego porque su novela tiene la percepción del acontecimiento como una realidad vivida con desgarro y su ficción no está elaborada desde la impostura, desde la negación de lo vivido o desde las posibilidades creativas de la forma.

Busca emocionar desde lo que ha sentido por su padre o cree que lo ha sentido porque, cuando el afecto se torna en palabra, el significado queda inmerso en un terreno complejo que el lector descifra desde su experiencia distanciándose de la emotividad en la que el autor insiste. Su novela es emocionante y el sentimiento domina sobre la técnica y quizá esa virtud reproduce una autenticidad cautivadora donde el hijo prefiere la comunicación antes que lo narrativo y nos asombra la crudeza y lo entrañable que, en carne viva, se muestra a nosotros para rendir tributo a la muerte del padre, como si la vida de quien esribe fuese también la vida del otro. Y así su escritura desatada quiere ser también esa lucha que el padre sostuvo diariamente en su negocio para sacar unos dineros con lo que sustentar a la familia y otra lucha intrépida contra las inclemencias de la enfermedad. Lo escrito en estas páginas está arraigado en aquello que la literatura intenta enmascarar, la vida misma, el fracaso del recuerdo, la certeza de que estamos vivos para no olvidar aquellos que nos dejaron para siempre".


Pueden contactar con el autor para adquirir la obra en esta página web:

Leer más...

De padres maleducados, niños bordes y alumnos a punto de abandonar la enseñanza


  Cuando un alumno no reacciona ante las indicaciones y amonestaciones de un profesor es que en casa es un dictador. Así me lo contaba un maestro de escuela hace años en la cantina del instituto. Asisto estupefacto a cómo compañeros de trabajo telefonean a padres y madres para notificarles que sus hijos no vienen a clase y que, cuando lo hacen, no dejan que los otros compañeros aprendan. El profesor llega un momento que debe expulsarlos al pasillo.

  Algunos padres responden con naderías en el mejor de los casos, porque normalmente se muestran mal encarados y dudan de los argumentos del docente. España está criando una generación de jóvenes que viven una destrucción silenciosa que se traduce en irresponsabilidad. Actualmente, el sistema educativo no tiene recursos ni está organizado para atenderlos adecuadamente. Se añade además que los últimos gobiernos han intentado minar el prestigio del funcionario de carrera, bajándole el sueldo, cuestionando el número de horas de trabajo y aumentando las ratios. Pero ya es tarde. Este prejuicio social ya está asentado en muchas familias, al menos con la educación pública. A la concertada, me cuentan, ya les está llegando.

  La frustración de estos adolescentes será un problema social en el futuro y la falta de apoyo social e institucional al docente lo es en el presente. Un profesor mal remunerado hunde el prestigio de su labor en cualquier sociedad. El buenismo de algunas pedagogías ha llegado también a las casas y de la violencia injustificable hemos pasado a un consentimiento ramplón que termina con el hijo agrediendo al padre. Eso sí. Son generaciones de jóvenes que consumen, que consumen mucho. Son generaciones que trabajarán como condenados porque no están educados para soportar la frustración. Serán despedidos y contratados con facilidad. El niño jamás aprobará las matemáticas, pero irá vestido como Cristiano. Bueno, lo intentará.
Leer más...

La independencia de Cataluña no puede forjarse desde la corrupción política


  Artur Mas ha conseguido lo que Aznar y Zapatero no consiguieron nunca. Mas ha enterrado la iniciativa legítima de acción social de Esquerra y ha fulminado internamente su partido derechón, llevándose además por delante a Durán i Lleida. Artur Mas ha desintegrado a la derecha y a la izquierda, y ahora va a desintegrar la intentona independentista porque las corruptelas al final envenenan todo.

  Como español me avergüenzo de la corrupción del bipartidismo que ha gobernado y gobierna mi país, y espero que las elecciones generales sean punitivas en este punto. Lo que no entiendo es que una revindicación como la independencia de un territorio se haga sin una mayoría de apoyo popular y con una alianza difusa que ha convertido a Esquerra en un cómplice de la corrupción del pujolismo.

  Es triste que Oriol y su grupo hayan permitido que Artur Mas haya volatilizado un proyecto de izquierdas que podía haber logrado avances importantes para muchos ciudadanos en Cataluña. La corrupción, además, ha convertido al independentismo en una especie de huida hacia adelante, en una forma de ganar todo el tiempo que se pueda ante los casos de imputación y de corruptelas internas que ocultan presuntamente los años de gobierno de Jordi Pujol.

  Si los votantes de Junts pel Sí no tienen esta percepción crítica es que el clientelismo campa a sus anchas en ayuntamientos y administraciones, algo que es inmanente al PPSOE. La corrupción en España ha volatilizado la importancia de las instituciones para muchos ciudadanos y el descreimiento ha calado demasiado dentro de los partidos nacionales. Las semejanzas son incuestionables y me duele decirlo. Pero ahora los catalanes son tristemente más españoles que nunca.
Leer más...

Cuando la poesía de Neruda resuena en la lentitud

Un relato para mis alumnos



A mis alumnos de Segundo A

  Resistir en este tiempo en el que las granadas florecen bajo la luz que eleva todo. Dejad que algunos versos de Neruda os asistan en los momentos difíciles y que la certeza de estar vivos pueda más que cualquiera de los fracasos. Ser sensible es una forma de sobrevivir a la oscuridad de un pensamiento. Habitamos la claridad en los textos que leímos en los libros mientras el tiempo en la naturaleza transcurría ajeno a ese simulacro.

  ¿Quién no os ha dicho que un aula no es la cueva de Chauvet? Cada uno de nuestros rostros es una de esas sagradas pinturas que observaron el caos de sus propios enigmas. La literatura revela lo frágiles que somos, la conciencia de sabernos perdidos en un mundo que, sin embargo, necesitamos para seguir escribiendo nuestro particular libro.

  Creed en la incertidumbre, en las palabras inexactas, en el dolor de aquel peluquero que nos contaba la severa crudeza de tiempos tan oscuros como los que vivimos. No estudiéis por vosotros, sino para que vuestro conocimiento ayude a los que nada tienen y nada saben.

  Que no nos importe estar agotados, porque al final sucede como en esa canción de Lorde: seremos capaces de conducir Cadillacs en nuestros sueños.
Leer más...

Algunas palabras para los años que vienen después de que haya muerto un padre

A Jaime Gonzalo,

a José Antonio Fideu, a Fernanda García,

a Manel Alonso y a José Antonio Cayuelas


  Alguna vez pude quererte como un hijo debe querer a un padre. Nadie me explicó cómo se hace tal cosa. Sentí vergüenza de que murieras de esa forma y que tuviera que mentirte para que de ti se alejara la tensión de la enfermedad. Puedo arreglármelas solo, ahora que sigo subsistiendo con el peso de la ausencia, no de la tuya, sino de alguien que se parece a ti.

  Y, sin embargo, me consuela esa clase de amenaza que no he confesado a nadie. En ese miedo, subyace el pago de una deuda por los momentos en los que no hice lo correcto contigo. Sobre la mesa, los dibujos de mis hijos insisten en recordarme que no has llegado a conocer a Iván ni a Manuel. He admitido que tu muerte ha sido el mayor de tus fracasos, pero otro ímpetu surge cuando admiro que yo estoy aquí porque, en algún momento, decidiste que tu vida habría de abandonar ese derrotero del egoísmo personal que tiene toda juventud y seguir la costumbre de tus ancestros, anodina, sin prisa, fija en un falsa alegría de que los hijos lo son todo.

  Pero era necesario que quizá tu muerte ocurriera para que estas palabras sencillamente manaran. Sin venganza, con la suficiente estima de dos personas que no terminaron de conocerse.
Leer más...

Entrevista a Alejandro Sigüenza, actor de la serie El Secreto de Puente Viejo

  Colaboré con Alejandro Sigüenza hace muchos años en Orihuela (Alicante) en diversos montajes teatrales y poéticos. Nuestras vidas tomaron diferentes derroteros, pero siempre hemos estado unidos por un compromiso exigente con la actividad artística y cultural. Un aura de candidez en su rostro y su notable versatilidad le han servido a este actor amigo para manejarse en todos los registros teatrales y cinematográficos. Su trayectoria es amplia, con diversidad de roles y papeles en series y escenarios. Shakespeare, Lorca o Sinisterra forman parte de esa biografía teatral que Alejandro Sigüenza ha ido escribiendo a lo largo de estos años sin afán de notoriedad. Sus interpretaciones bajo la dirección de Miguel Narros o Antonio Saura le han valido ser un actor en el que numerosas compañías y distribuidoras siguen confiando en estos en malos tiempos para la lírica. La siguiente entrevista nos ofrece diferentes matices acerca de su oficio sobre las tablas y su proyección televisiva.


PREGUNTA: Acostumbrado al registro teatral, me gustaría que nos hablaras de tu interpretación en la serie El Secreto de Puente Viejo. ¿Cómo se prepara un personaje para este tipo de formatos?

RESPUESTA: Nicolás es un joven fotógrafo que llega a Puente Viejo en busca de nuevos paisajes que fotografiar y nuevas caras que descubrir para rodar una película. Ha escuchado hablar de la belleza de Mariana así que se ha propuesto conocerla. En el momento en que sus caminos se cruzan, el fotógrafo caerá rendido a sus pies. Pero, ¿y Mariana? ¿Permitirá que, por fin, alguien alcance su herido corazón?. Esto es todo lo que uno sabe de su personaje el día que se enfrenta al casting y todo lo que sabrá antes de ponerse a grabar si tiene la suerte de pasar la prueba. Yo tuve la suerte de pasarla. Por tanto esas fueron las premisas en las que me moví para preparar al personaje. En una serie diaria, evidentemente, tu personaje está sujeto a continuos cambios, ya que depende de la aceptación que tenga en el público, y su recorrido irá variando con el transcurso de los capítulos. Así que intenté encontrar algo esencial en Nicolás que me ayudara a defender con honestidad los guiones que nos llegan cada día.

P.: Parece que la telenovela latinoamerica no tiene ya tanta audiencia. ¿A qué se debe la proliferación de series españolas como Puente Viejo o Velvet?

R.: Afortunadamente para todos los actores de este país la responsabilidad de esto la tienen las productoras que arriesgan en producir series que hasta el momento las cadenas estaban comprando a otros países. Ahora son las producciones españolas las que se exportan.

P.: Parece que este tipo de series recuperan aquellos programas de teatro televisivo que en la Transición emitía Televisión Española. ¿Hasta qué punto Puente Viejo es heredera de esa tradición?

R.: Supongo que haces referencia a los Estudio 1 y que RTVE ha vuelto a rescatar el formato, Urtain es un espectáculo que recomiendo . El lenguaje televisivo, teatral y cinematográfico, aún conviviendo, difícilmente se tocan. Hablo por supuesto de series de emisión diaria, donde se graban uno o dos capitulos al día y donde hay dos unidades de trabajo funcionando en tunos de doce horas. Los tiempos son absolutamente diferentes en el teatro, donde dedicas un mes de tu vida a darle forma a un espectáculo que puede durar lo mismo que un capítulo y de igual manera ocurre en el cine. Por tanto nos alejamos en esto del teatro y del cine. Así que queda claro que no sabría definir mejor nuestra serie que como lo hace nuestro público "La novela".

P.: El teatro siempre ha sido un ejercicio de supervivencia. Después de tantos años en escenarios, Alejandro, cómo te encuentras anímicamente y hasta qué punto la inestabilidad laboral, los impagos, por ejemplo, afectan a los intérpretes.

R.: El teatro siempre fue así, nos lo contaron nuestros mayores. Ahora los problemas se han encrudecido y globalizado y nos afectan como al resto de la sociedad. Hoy día, aunque según dicen todo va mucho mejor, los españoles somos supervivientes de un expolio brutal. Se empeñan en hacernos creer que ese 21% de IVA cultural solo afecta a la gente que se dedica a la cultura, como si esta no fuera un patrimonio que es de todos. Es un atraco, un hurto, una desfachatez sin parangón.

P.: ¿Has sacrificado mucho en lo personal y en lo familiar para trabajar como actor?

R.: No tengo la sensación de haber sacrificado nada; evidentemente he tenido que separarme de mi familia y vivir en Madrid, pero como cualquier otra persona que desee trabajar en algo que su ciudad no le oferte. Tengo la suerte de compartir mi vida con Elena Rayos, también actriz, y que juntos emprendimos este viaje hace muchos años.

P.: ¿Qué otros proyectos tienes, además de seguir en la serie?

R.: Recientemente hemos estrenado Sueño de una noche de verano dirigido por Darío Facal y comenzaremos la gira a partir del 19 de Diciembre 2015 y llegaremos a Madrid a las Naves del Español Matadero el 19 de Mayo 2016 para hacer temporada.
Leer más...

Los pelícanos han muerto después de la escandalosa levitación de Nikki Benz


  La violencia es una extensión máxima. En la cúspide fallecen las ideas verdes que duermen furiosamente. Nikki Benz lamenta la muerte de un perro llamado Mattew.

  Después de esa vibración interior, se desnuda frente a la pared de frontón donde los perversos adolescentes visten con su blazzer de segunda mano. Alguien que conoce todas las especies de medusa mira el nacimiento de otras criaturas celestes que, como Nikki Benz, despiertan los instintos tribales y primigenios.

  Lo que hizo inútilmente el suicida fue soldar el plomo a las rodillas de la diva con tal de que no escapara de la jaula de oro. De nada sirvió porque el humo no se ata y Nikki ascendió como un efluvio aromático y moroso hasta desvanecerse por los riscos salinos de los edificios.

  Oh, tragedia, y el suicida levantó la tapa del urinario y las hidras lo engulleron. La señal terrible llegó a los pelícanos que, al ver a la Benz increpando a los muchachos del frontón, decidieron dejar de respirar.

  Toda muerte y toda vida vibran alrededor de ella y que sobrevivan los muchachos de la pista de frontón resulta milagroso, aunque sus ojos de consuman admirando el portento de tanta diabla carne.
Leer más...

El PSOE aún no se ha enterado de lo que significa la Religión en este país


  Pedro Sánchez hereda de ZP el peor de los males; las ideas no cambian el mundo a estas alturas. De nuevo,la falta de imaginación de los partidos vuelve a centrar el tema educativo en la asignatura de Religión. Mientras el fracaso escolar es escandaloso en este país, mientras el índice de absentismo es uno de los mayores de Europa, mientras los docentes no sabemos qué hacer con los repetidores de Segundo de ESO, al PSOE se le ocurre plantear nuevamente la eliminación de la asignatura de Religión como aspecto reformador de su política educativa.

  Su carencia intelectual está en sintonía con una falta de realismo al no conocer los verdaderos problemas de las aulas,dejándose embaucar por ese recelo marxista de que el catecismo es el origen de todos los males.

  Pedro Sánchez como ZP confunde a Torquemada y a Calvino con el hecho religioso, con el hecho cultural de lo religioso concretamente, y eso le hará perder muchos votos. En España, la sociedad es religiosa en sus costumbres, en sus fiestas, en su idioma, en su gesticulación, hasta en los bares. El agnosticismo o el ateísmo no se libran de los rasgos culturales de una Europa teocéntrica, cuyo concepto del sacrificio, del compromiso y de la austeridad se asientan en el saulismo y en los gremios que crecieron en torno a una catedral. El catolicismo gobierna nuestras leyes, nuestra gastronomía y nuestras convicciones morales.

  El catolicismo es nuestra mayor atracción turística y los alumnos deben conocer la evolución histórica del cristianismo y aprender los mitos que constituyen tantas religiones en el mundo. Por mucha propuesta abolicionista, llevamos a Santa Teresa y a San Francisco en las venas y alumbramos a la Virgen, y nos cagamos en lo más sagrado cuando estamos enfurruñados con el prójimo. La Religión no es una asignatura que termina en la escuela, como pensaba ZP, sino que rige nuestras celebraciones, nuestras fiestas patrimoniales, nuestra literatura, nuestra economía y nuestra visión progresista o conservadora de Occidente.

  Otra cosa es que lo que se enseña en los centros sea lo mejor para los alumnos, otra cosa es que la asignatura de Religión se haya convertido en la prédica de una moralina más cercana al discurso de vendedores de crecepelo que al rigor histórico, artístico y cultural que el cristianismo representa en Europa. Querer negar que la religión está en la propia concepción de las mayores crisis del pensamiento que contribuyeron al progreso es no saber nada.

  Un partido no puede presumir de ateísmo, porque es presumir de analfabeto.

  Un partido no puede declarar que su prioridad en la Educación es eliminar la religión de los centros cuando los problemas sociales que existen en nuestras aulas son irreconducibles.

  Pedro, qué hago con los repetidores de Segundo de ESO. Pedro, qué hago con los alumnos que se fugan. Pedro, qué hago con los chavales que aún no saben escribir correctamente después de sexto de Primaria. Dime, Pedro. Estoy yo, como profesor, para preocuparme de frailes y monjas. Con cuarenta alumnos en Segundo de Bachillerato. Por Dios bendito, Pedro. Que llevas en tu nombre las llaves del Reino.
Leer más...

Don de la luz, fronteras del lenguaje

Cuanto se desvanece y lo que habitamos




A José Antonio , a Álvaro, del IES. Santiago Grisolía.

  La luz es irremediable; como el haz y la palabra al fin. Sustancia que proviene de sí misma para morir en el espejismo de lo que se percibe. Nos hemos rendido juntos en la noche en la que el chacal miraba exhausto a los faros del Crysler. Las mujeres bebían en las aceras y olvidaban que alguna vez fueron la reina del baile. Botas de cuero que coleccionaba el sombrerero loco dentro de su ataúd.

  Despertamos para morir nuevamente en la luz que olvidamos cada instante. Nada nos pertenece, salvo la seguridad de que hay un límite en cada decisión y que a cada segundo le sigue otro más próximo al desenlace de los incendios.

  No he querido que las palabras acierten con la verdadera identidad de aquello que los árboles ocultan en el interior del bosque. Desciende hasta mí y calla lo que las brasas te han transmitido a lo largo de tantos siglos.
Leer más...

La enseñanza de Lengua y Literatura en la Educación Secundaria es un fracaso


  Resulta inaudito que los alumnos de Segundo de ESO, por ejemplo, accedan al estudio de una materia como Lengua y Literatura desde una perspectiva puramente teórica y llena de abstracción. El concepto de comunicación, qué es el canal, las funciones del lenguaje, de Jakobson, y los tipos de enunciados son aprendidos por nuestros hijos en cursos de Primaria y el mismo sinsentido se repite en la ESO.

  Acordándome de mis maestros de la EGB, a los que bastaba el diccionario ITER y una libreta de rayas para impartir sus clases prácticas de Lengua, encuentro ahora temarios y libros de texto que adaptan las últimas corrientes de la investigación lingüística a los contenidos de mi asignatura, contenidos aprobados por el Ministerio y por gestoras educativas afines al PPSOE. Lo terrible es que los alumnos estudian la Lingüística General, no la aplicación didáctica y pedagógica que defiende la Pragmática, por ejemplo: cómo se escribe una carta, mejora de la oralidad a través de la exposición de asuntos e intereses, corrección ortográfica, escribir un texto con intención de cautivar.

  Conceptos teóricos, metateóricos y diagramas sobre los componentes morfológicos y sintácticos de la lengua llenan pizarras, libros y exámenes, mientras los alumnos siguen fracasando en una comprensión profunda de lo que leen y en una correcta manera de expresar un contenido por escrito. Nuestros alumnos no aprenden, aprueban exámenes sobre sufijaciones y prefijos, sobre qué es un emisor, sobre qué es el género de la lírica, sin apenas explorar los textos literarios o leer diariamente un artículo periodístico.

  Aquellos maestros de las escuelas unitarias que mandaban redacciones cada semana, que empezaban la clase con un dictado o que leían a Machado en clase pasaron a la historia, porque vino el negocio de la Psicopedagogía y sus empresas, y de los teóricos de los libros de texto. Sí, esos mismos, que hacen que nuestros hijos y mis alumnos memoricen conceptos que jamás utilizarán en su vida y que, pese a reconocer un Complemento directo, no saben redactar adecuadamente una reclamación o una denuncia. ¿Por qué será? ¿Por qué será, ministros del PPSOE?
Leer más...

El Chiringuito de Jugones

Un espacio para tahúres de bar y sofistas del fútbol



  A mí no me parece que sea el Sálvame del fútbol, y, si así lo fuera, qué más da, porque El chiringuito te brinda lo mejor del día, la necesidad de ausentarte del mundo para inclinarte hacia el forofismo de Roncero o de la Barceló.

  Lo que consigue Pedrerol es lo mismo que consigue Hal en 2001, controlar la nave y centrar la mirada en el objetivo, parlamentando con ese tono constructivo que se mueve siempre entre la premonición y la advertencia. No puede haber demasiada sobriedad en un programa dedicado a un deporte que es metáfora de nuestra histérica condición humana, pues alabamos hasta la extenuación aquello que, aparentemente, es un icono vacío. Pero, sin saber por qué, el fútbol representa todo lo que mayormente deseamos, la furia, el azar de una pelota que volatiliza cualquier estrategia, algo así como la vida misma, donde los planes para el futuro son imprevisibles.

  No puedo negar que hay análisis y debate en el Chiringuito, convenciéndome de que el fútbol es una ciencia tan díscola como la poesía o el verbo de D´Alessadro. El éxito de Pedrerol y sus colaboradores se basa en que es un programa hecho con mesa de camilla, brasero y a punto están sus integrantes de jugar al dominó y beber carajillo. El Chiringuito tiene ese aire castizo, rancio e hipnótico de las tabernas de pueblo donde se almuerza como si al día siguiente te fueras a vendimiar.

  El éxito está en esa confrontación irreconciliable entre merengues y culés, en esa antítesis tan eterna y necesaria como es la rivalidad Madrid y Barça, y que encandila, ya que el ser humano es un ser necesariamente mágico, y para sobrevivir necesitamos soñar con el absurdo. Y el Chiringuito consigue eso, que te vayas a la cama con la sonrisa maliciosa de ver que Roncero sufre de messicosis, si ganan los culés.

  Los tertulianos tienen esa personalidad de tahúr de mus y saben que solamente el fútbol puede salvarnos de estos años tan oscuros y pérfidos que tantas veces nos han quitado las ganas de vivir. Enhorabuena a todos ellos.
Leer más...

Boobs Nation: cuando Henry Milton vomitó delante de la colección de implantes


  Los monstruos se arrastraban hasta el final de la calle con sus paladares entregados a las pústulas. Admiraban los prismáticos de los sastres las soberbias medidas de la joven ciega que descubría sus senos bajo la luz de una pantalla de segunda mano, concretamente uno de esos modelos B32, que pertenecen a una producción niquelada y en mate.

  La música del incienso penetraba en sus fosas nasales y la muchacha, evitando que la silicona fuese un lastre demasiado pesado en la raíz de sus pulmones, dedicó toda la tarde a desmontar calaveras de paloma. Henry Milton que observaba las centellas y no reparaba en las masas gomosas de tal embalsamadora quiso visitarla por una cuestión de ecuaciones diferenciales que lo habían extraviado en su mundo de notas a pie de página.

 Al bajar los primeros escalones, Henry Milton sintió el pálpito, pues recordó al hombre quieto, vestido de personaje de Barrio Sésamo en el pasillo de los congelados, y luego, una vez que llegó a la cancela de la ciega nodriza, tocó a la puerta. El hedor a látex era insoportable.

  Cuando la muchacha abrió, ebria de la belleza hiperbólica de su propios implantes, comenzó a conversar sobre los números automáticamente y sobre otros códigos perpetuos que se manejaban en Bolsa. Al mirar a su izquierda, Henry comprobó que era cierto lo que los éforos parlamentaban. Allí estaban, recién construidos, todos los implantes de silicona que mensualmente la muchacha ciega se introducía bajo sus senos congénitos para sentir que se elevaba entre los hombres, entre los sastres voyeurs que recogían los hilos blancos de sus entrepiernas cada vez que la joven ciega murmuraba el número pi.

  Irresistiblemente, Henry Milton pudo hacer poco más que vomitar los gusanos que habían devorado a sus ancestros bajo las piedras.
Leer más...